Grupo Luz ha actualizado su identidad corporativa después de tres décadas al servicio de la iluminación de espacios. El desarrollo profesional se ha fundamentado en el estudio de instalaciones de luz para museos, salas de exposiciones, auditóriums, naves industriales… y cualquier espacio con necesidades creativas y funcionales.

Tras muchos años encendiendo la luz de diferentes proyectos, ha llegado el momento de darle al botón y encender las necesidades comunicacionales propias, necesarias para afrontar esta nueva etapa. Grupo Luz ha simplificado su nombre y ha centrado la atención en la G como letra identificativa de apoyo diferencial. De este modo la G la hemos adaptado para que, siendo la primera letra de nuestro Naming, sea también el primer paso de cualquier encendido. A partir de ahí convertimos la G en un botón verde, siguiendo con el criterio cromático anterior, pero buscando en este caso, una tipografía sencilla, sin artificios y redondeada, dotando a la marca de amabilidad, cercanía y versatilidad.

El color verde lo mantenemos en la palabra LUZ y lo recuperamos de nuestros orígenes, apoyándonos en el efecto luminiscente más llamativo de la naturaleza, las auroras boreales, en las que nos apoyamos para presentar los recursos que acompañarán a la marca en cualquier desarrollo. Desvanecidos, degradados y colores que impregnan las piezas de luz y sobretodo de personalidad, del carácter de una empresa con capacidad y creatividad.

El Baseline lo hemos ajustado al término INSTALADORES, siendo mucho más definitorio y subrayando el propio Naming en su totalidad.

Grupo Luz Instaladores es la misma empresa, con los mismos valores, que ha cambiado su bombilla para dar mucha más luz.